miércoles, 30 de noviembre de 2011







Un Tu sello para el Año Internacional de los Bosques.
La Asamblea General de las Naciones Unidas, ONU, declaró 2011 como Año Internacional de los Bosques. En dicha declaración se reconoce que “estos ecosistemas y su ordenación sostenible contribuyen significativamente al desarrollo, la erradicación de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio”. No es la primera vez que los bosques son protagonistas de un Año Internacional, pues ya en 1985 el Consejo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, FAO, pidió a los Estados miembros que tomaran conciencia de la necesidad de su protección.
Según los propios datos aportados por la ONU, los bosques representan más del 30% del territorio del planeta y contienen el 80% de la biodiversidad, si bien anualmente se pierden 13 millones de hectáreas, lo que equivale a una cuarta parte de la superficie de la Península Ibérica. Las causas que provocan esta destrucción son todas consecuencia de las actividades humanas: sobreexplotación y tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, recolección insostenible de madera, gestión inadecuada de la tierra, creación de asentamientos humanos, explotaciones mineras y petrolíferas o la construcción de embalses y carreteras, entre otras.Por ello, el lema elegido para la campaña por las Naciones Unidas es "Los bosques, para las personas", con el objetivo de resaltar el papel fundamental de los seres humanos en la protección de los bosques, hogar de 300 millones de personas en el mundo, especialmente pueblos indígenas que están también amenazados.
Osorio, amenazado reducto de biodiversidad.
El Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, ha querido sumarse a esta campaña con la solicitud de un Tu sello que recoge un espacio de singular valor natural como es la Finca de Osorio. En concreto, la imagen seleccionada corresponde al castañar, un área boscosa cuyos ejemplares se plantaron en el siglo XVIII y que viene sufriendo en los últimos años un paulatino retroceso y la progresiva alteración de las peculiares características ecológicas, consecuencia en buena medida de la inadecuada gestión que se hace de este frágil espacio. No es casual la fecha elegida para su matasellado, el 31 de octubre, fecha que en Gran Canaria se relaciona con la Fiesta de los Finados, un recuerdo a los difuntos que supone un encuentro que se acompaña con las castañas tostadas, anís o algún otro licor, y los cantos de los Ranchos de Ánimas y parrandas.
En concreto el castañero (Castanea sativa, Mill.) es un árbol introducido en Canarias desde los primeros años de la colonización europea, que se ha naturalizado en el Archipiélago, contando con excelentes muestras en islas como Gran Canaria, pese la regresión que ha sufrido en determinadas épocas históricas[1].
En el año 1917, ante la solicitud planteada por el Ingeniero del Distrito Forestal de Las Palmas, en cumplimiento del desarrollo de la Ley de Parques Nacionales (Gaceta de Madrid, núm. 343, de 8 – 12 – 1916), el ayuntamiento de Teror acordó el “elevar propuesta de sitio nacional la finca denominada Osorios (sic), en esta jurisdicción, propiedad de la Excma. Sra. Dª Dolores Manrique de Lara, esposa del Sr. D. Adán del Castillo Westerling”.
Para justificar la proposición se señala que es un “hermoso bosque, único en su clase en esta Isla que reúna en conjunto mayores bellezas naturales siendo visitado por los turistas, estando junto a la carretera en construcción de Arucas a Teror por el Palmar”.
Lo cierto es que la Finca de Osorio constituía un lugar de significado valor natural, que como bien se señala en el acuerdo plenario, atraía a los visitantes que llegaban a Gran Canaria, y de lo cual existen numerosas referencias. Es el caso de la recogida por la viajera inglesa Olivia M. Stone, que no pudo disfrutar de la excursión realizada por el tiempo lluvioso y desapacible que encontró[2], y siendo una de las descripciones más conocidas y hermosas la expresada por Miguel de Unamuno en su Por tierras de Portugal y de España[3].
“El frondosísimo castañar de Osorio me recordaba más de un rincón de mi nativa tierra vasca. Y allí, en aquel castañar de Osorio, me tendí a la caída de una tarde hasta ver acostarse las colinas en la serenidad del anochecer. Es algo siempre nuevo, algo que siempre parece llevarnos a la fuente de la vida, algo que nos invita dulcemente a confundirnos con la madre tierra”
Pero también el hecho de tratarse de una propiedad privada y no estar regulado su acceso, determinaba algunas situaciones desagradables, como la expresada en el periódico La Voz Obrera[4], de la capital grancanaria, a cuenta del incidente sufrido por el fotógrafo danés Jorge Joergensen, que acudió a dicho espacio natural para tomar unas fotografías, siendo expulsado de malas maneras por el guarda de la finca. Tras detenerse en describir el incidente con el añadido de unos ácidos comentarios, el articulista, que firma con seudónimo, plantea un par de cuestiones realmente interesantes, en lo referente a la titularidad del espacio y el uso público de debería dársele. Así, se señala que “debería ser expropiado por el Cabildo de Gran Canaria para destinarlo a parque público, para que en él pudieran gozar de un poco de campo los trabajadores y toda la isla en general”. Para ello destaca por un lado su calidad ambiental y su proximidad, “ya que es Ossorio (sic) el único bosque cercano a la ciudad que posee nuestra isla”, y hace una valoración desde la posición ideológica del citado diario: “… es completamente absurdo que el citado bosque esté en manos de quien nada le ha costado y de quien ni lo usa ni deja que lo usen los demás”[5].
Sin embargo, tendrían que pasar muchos años para que este enclave quedara incluido dentro de un espacio protegido, pues incluso en el Inventario de los Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Las Palmas, dirigido por Günther Kunkel, no se incluye esta zona dentro de las propuestas de Sitios de Protección[6]. Las 210 hectáreas[7] que tiene la Finca de Osorio, son propiedad del Cabildo de Gran Canaria que en el año 1982 adquirió parte de la finca[8], completándose su compra el año 1987[9]. Precisamente hasta dicho año 1987 no llegaría su efectiva protección, incluida dentro de un amplio sector de lo que fuera el dominio del monteverde en el norte de Gran Canaria, en este caso como Espacio Natural de Doramas[10], siendo reclasificado en 1994 como Parque Rural de Doramas[11].
La Finca de Osorio, relevante espacio natural de propiedad pública, como parte de su rica biodiversidad, cuenta también con un amplio catálogo micológico, y viene siendo el espacio elegido para celebrar anualmente, desde hace 20 años, las Jornadas Micológicas de Gran Canaria.
[1] Más información sobre el tema puede seguirse en el siguiente artículo: ESCOBIO GARCÍA V. / NARANJO RODRÍGUEZ, R.: «El castañero (Castanea sativa, Mill) en las islas Canarias: su evolución en el paisaje insular. Consideraciones etnobotánicas». XV Coloquio de Historia Canario Americana (2002). Ediciones del Cabildo de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria, 2004. http://mdc.ulpgc.es/cdm4/item_viewer.php?CISOROOT=/MDC&CISOPTR=56927&CISOBOX=1&REC=6
[2] STONE, Olivia M.: Tenerife y sus seis satélites, Ed. Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, 1995, Tomo II, pp. 102-103.
[3] UNAMUNO, Miguel de: Por tierras de Portugal y de España, Ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1976, p. 158.
[4] UN SOCIALISTA: “Unas groserías del guarda de Ossorio (sic), en Teror”, La Voz Obrera, núm. 177, 10-8-1932, p. 4.
[5] Ibídem, p. 4.
[6] KUNKEL, Günther et al.: Inventario de los Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Las Palmas, I.U.C.N./W.W.F. Project Nr. 817 (37-2), Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria – ASCAN, 1975, 156 pp.
[7] VV. AA.: Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Doramas, Documento de Aprobación Inicial, Gobierno de Canarias, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, p. 59.
[8] Según consta en la documentación de la Sección de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria, en el epígrafe de inmuebles, dicha institución compró el 6 de agosto de 1982 una superficie de 145 has., 11 as. 59 cas., 9.490 cm2, a Dña. María Dolores del Castillo Carreras y Dña. María Dolores Romero-Girón del Castillo, por 150 millones de pesetas, para su uso como “parque natural o zona de esparcimiento y recreo”, según acuerdo de 30 de diciembre de 1977. Agradecemos a D. Vicente J. Escobio García la información aportada en este sentido.
[9] En enero de 1987, el Cabildo grancanario, dentro de su política de adquisición de fincas para dedicarlas a la repoblación forestal, adquirió la “parte de Doña Mercedes”, una superficie de 57,7588, dentro de los términos municipales de Teror, Firgas y Valleseco. Véase, SECCIÓN DE MEDIO AMBIENTE DEL EXCMO. CABILDO INSULAR DE GRAN CANARIA: Política de Restauración del Medio Natural, Cabildo Insular de Gran Canaria, 1987.
[10] LEY 12/1987, de 19 de junio, de declaración de Espacios Naturales de Canarias, Boletín Oficial de Canarias núm. 85, miércoles 1 de julio de 1987.
[11] LEY 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias, Boletín Oficial de Canarias núm. 157, sábado 24 de diciembre de 1994.





lunes, 28 de noviembre de 2011





MATASELLO CONMEMORATIVO ESPECIAL POR EL CENTENARIO DEL R. C. VICTORIA.
Como parte de las actividades desarrolladas para conmemorar el centenario del Real Club Victoria, esta sociedad ha solicitado un matasello conmemorativo especial, que precisamente recoge el diseño del logotipo que hace referencia a estos 100 años de dicha entidad cultural y deportiva de Las Palmas de Gran Canaria.
El mismo podrá obtenerse en la oficina temporal de correos que se habilitará en la sede del R. C. Victoria, en el número 6 del Paseo de Las Canteras (zona de La Puntilla), el sábado 10 de diciembre, desde las 10 hasta las 13 horas. El Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, ha colaborado en esta actividad, que recupera la tradición filatélica del Victoria, como se puso de manifiesto con el matasello solicitado en octubre de 1994, para conmemorar el centenario del nacimiento de Pepe Gonçalves, fundador del club.
Referente asociativo de la capital grancanaria, el Club Victoria ha sido pionero en la implantación de varias disciplinas deportivas, como el fútbol, el ciclismo o el boxeo. A su vez, es uno de los cinco clubes históricos que dieron origen a la Unión Deportiva Las Palmas. Significada es también su implicación en el deporte de la vela, pues desde aquí han salido campeones olímpicos y destacados patrones de la vela latina canaria.
El origen de esta entidad está ligado con José Gonçalves García, como fundador, y tanto en su propia denominación, como en la actividad deportiva. Pepe Gonçalves estudió y trabajó en Inglaterra, y desde allá trajo el nombre, en honor de la Reina Victoria del Reino Unido; en tanto que los colores del club deportivo, blanco y negro, así como el escudo, están inspirados en los del equipo de fútbol del Newcastle, localidad donde residió en tierras inglesas.
La masa social del Club Victoria se acerca en la actualidad a las seis mil personas, en tanto que ha recibido los más importantes galardones de Canarias y de la isla donde desarrolla su labor, en reconocimiento a su destacada implicación en la actividad cultural y deportiva.

martes, 22 de noviembre de 2011



LAS SETAS SEGÚN MORGAN
Las XX Jornadas Micológicas de Gran Canaria, cuentan este año 2011 con la especial colaboración del ilustrador gráfico Suso Morgan, que todos los días se asoma a las páginas del periódico Canarias 7. Morgan es el autor del simpático cartel de las Jornadas, pero también de un sello de correos personalizado y un matasello conmemorativo especial, solicitado para la ocasión y que se estampará en la Oficina temporal de Correos, instalada en la Casa de la Finca de Osorio, el sábado 3 de diciembre, en horario de 10 a 13 horas.
Con esta iniciativa se ha querido dar una especial significación a este 20 aniversario, de tal forma que los asistentes a la Exposición de setas, también podrán obtener un recuerdo especial de este encuentro de los aficionados y estudiosos del mundo de los hongos.

lunes, 31 de octubre de 2011





EL VOLCÁN HERREÑO EN UN SELLO
Un sello de correos, con una imagen de satélite de la isla de El Hierro, en la que se aprecia la erupción volcánica submarina al sur de La Restinga, se suma a la difusión que se viene haciendo de este proceso geológico. Con esta iniciativa sin afán de lucro, se pretende resaltar los valores naturales de la isla del Meridiano, que está catalogada como Reserva Mundial de la Biosfera, y contribuir a su divulgación, a partir de un efecto postal. Es de destacar la colaboración encontrada en las personas responsables de las oficinas de Correos de Frontera y La Restinga, que han prestado su desinteresado apoyo para el desarrollo de esta iniciativa.
La posibilidad existente de personalizar sellos de correo, con diferentes motivos, ha sido utilizada para recordar la primera de las erupciones volcánicas del siglo XXI en Canarias y también la primera submarina de la que se tiene constancia de su seguimiento en tiempos históricos en el Archipiélago. Como es conocido, existe referencia documental de numerosas erupciones subaéreas, unas trece en total, si atendemos a los datos que nos aportan las últimas dataciones realizadas, para la actividad volcánica habida en los últimos cinco siglos en las islas de Lanzarote, Tenerife y La Palma.
Ya son varias las veces en que los volcanes canarios, han aparecido representados en algún efecto postal. Así, la imagen del Teide o Las Cañadas, se ha utilizado en distintas ocasiones en otras tantas emisiones de sellos españoles, al igual que el Teneguía, el que hasta la fecha era el más reciente de los volcanes canarios y que en estos días celebra su 40 aniversario.
Pero además, la cumbre más alta de la Macaronesia, el Teide, ha sido representado incluso en sellos de correos australianos, como parte de una serie postal que dicho estado dedicó a la llamada The First Fleet, “La Primera Flota” que pasó por el archipiélago en el año 1787, rumbo hacia Australia, en lo que significó el inicio de la colonización de dicho territorio por el imperio británico.

viernes, 7 de octubre de 2011








Centenario de la Fiesta del Árbol en Teror
El 26 de febrero de 1911, domingo de Carnaval, un nutrido grupo de vecinos de la localidad se reunían en La Alameda, para después de los pertinentes discursos del alcalde, Manuel Acosta, y el periodista González Díaz, desde allí marchar en cívica comitiva encabezada por los niños y niñas de las escuelas, hasta la salida de la carretera hacia Arucas. Una vez en el lugar, se bendijeron los árboles y tras unos cánticos infantiles preparados al efecto, los escolares procedieron a la plantación. La paciente y continuada labor propagandista del periodista y escritor, Francisco González Díaz, había conseguido movilizar al vecindario, creando un clima de favorable acción ambientalista. De aquella jornada festiva quedaron recogidas sendas fotografías de los participantes: una de ellas posando en las escaleras del Palacio Episcopal, y la otra de la comitiva en la zona de la plantación. Precisamente esta última imagen se reproduciría en varias publicaciones, tanto de Canarias como de fuera de las islas, apareciendo incluso en el madrileño periódico La Noche, dirigido por Luis Morote.
Desde la anterior centuria, la denominada como Fiesta del Árbol, antecedente del actual Día del Árbol, se había ido convirtiendo en jornada de participación ciudadana, que buscaba la concienciación entre la población sobre las ventajas del arbolado. En concreto en Canarias, la primera Fiesta del Árbol se celebró un 29 de abril de 1901 en Las Palmas de Gran Canaria, y si bien se convocó en algunas otras localidades del Archipiélago, tendría escaso arraigo. De nuevo, gracias al empeño de González Díaz y un animoso grupo de seguidores, el año 1910 se volvió a convocar dicha jornada en la capital grancanaria, siendo Teror la siguiente localidad en decidirse a celebrarla.
Una exitosa convocatoria.
Los preparativos no estuvieron exentos de algunos incidentes, pues las crónicas periodísticas de la época recogen cómo el carro que transportaba desde la capital los árboles que debían ser plantados, se señala que acacias traídas desde Granada, sufrió un incendio, quemándose un buen número de ejemplares. Pese a todo, la convocatoria seguiría adelante, pues de hecho previamente González Díaz, había pronunciado un discurso en el Casino de la villa cumpliendo la invitación hecha por la Unión Patriótica,. A su vez, se procedió a recaudar fondos, organizando lo que en aquella época se llamaba un bazar.
La jornada festiva resultó un éxito, si bien faltaron árboles que plantar, pero los niños recibieron juguetes y dulces por su participación, mientras que los mayores cerraron la jornada con un banquete en el Hotel del Pino. Al siguiente día, un grupo de vecinos reunidos en el Casino local, aprobaron designar la vía donde se había efectuado la plantación, Paseo de González Díaz, realizándose una suscripción popular para adquirir una placa de mármol en la que grabar su nombre. En 1912, coincidiendo también con los Carnavales, Teror volvería a tener su segunda Fiesta del Árbol, con un marcado carácter de homenaje al llamado “Apóstol del Árbol”, repitiéndose la convocatoria algunos años más.
El Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza ‘Cantarela’, solicitó de Correos un par de sellos que conmemoran esta fecha, un claro precedente de los actuales movimientos ecologistas, y que da testimonio de una sensibilidad ambientalista que no se muestra en la actualidad, pues frente a la constante acción repobladora de aquellos años, en estos días se vienen talando numerosos árboles en Teror y sus alrededores.
El primero de los dos Tu sello muestra un retrato del periodista y escritor, Don Francisco González Díaz, con un fondo que muestra el paisaje de Teror a comienzos de siglo.
El otro Tu sello reproduce la fotografía que se tomó de los participantes en aquella primera Fiesta del Árbol, posando para la ocasión en la escalinata del entonces Palacio Episcopal, en La Alameda.
De ambas imágenes se realizaron además sendas tarjetas, que sumadas a los sobres conmemorativos, han intentado dar a conocer y resaltar la importante labor desarrollada por González Díaz y el entusiasta grupo de seguidores que consiguieron transformar la imagen de Teror en las primeras décadas del pasado siglo.




























domingo, 18 de septiembre de 2011







Un sello para el Dr. Juan Negrín
El Dr. Juan Negrín López, eminente científico y último presidente de la II República española, ha sido homenajeado a través de un sello de correos. Un grupo filatélico grancanario, con el apoyo de la Fundación Juan Negrín, ha solicitado de Correos esta estampilla personalizada, en la que figura la imagen del político isleño, sobre un fondo con la fotografía de la celebración de la proclamación de la República en las calles de Madrid, el 14 de abril de 1931. Se da la circunstancia de que el próximo 14 de abril, se celebra el 80 aniversario de dicho acontecimiento histórico. Este hecho y además el que esta relevante personalidad de las islas, no haya recibido el público reconocimiento que se merece, motivaron el que se aprovechara la ocasión para rendirle este pequeño homenaje.
En los últimos años, con el paciente trabajo de la Fundación Juan Negrín, así como otras aportaciones, como ha sido la película Ciudadano Negrín, reciente nominada a los premios Goya, está siendo posible recuperar la auténtica dimensión de esta personalidad, vilipendiada en los años de la dictadura franquista. Nacido en Las Palmas de Gran Canaria el año 1892, estudió y se doctoró en medicina en Alemania, desarrollando una amplia labor investigadora en la capital de España, que abandonó para dedicarse a la política. Diputado a Cortes por la provincia de Las Palmas, alcanzó la Jefatura del Gobierno español el año 1937, en plena Guerra Civil. Murió en el exilio de París el 12 de noviembre de 1956. Su actividad investigadora se centró en la Fisiología, en concreto sobre el sistema nervioso, siendo pionero en los estudios del Alzheimer. Entre sus discípulos destacados cabe señalar personalidades como el Premio Nobel de Medicina, Severo Ochoa.
El colectivo filatélico promotor de la iniciativa, considera que la vida y obra del Dr. Juan Negrín López, merece ser conocida y reconocida, y el hecho de que se le haya oficializado este reconocimiento a través de un sello de correos, contribuirá algo más a que los propios canarios valoren en su justa medida su aportación al mundo de la ciencia y su dimensión política.
Texto de Rubén Naranjo.













sábado, 10 de septiembre de 2011

Un sello para la Reserva de la Biosfera

Un sello de Correos, con la imagen de los espectaculares acantilados y playas de Guguy, en el oeste grancanario, servirá para conmemorar el 40 aniversario del Programa MaB de la UNESCO. Estas siglas en inglés, corresponden al programa El Hombre y la Biosfera, creado en el año 1971 desde dicho organismo de las Naciones Unidas dedicado a la educación y la cultura, y del que surgen las actuales Reservas de la Biosfera, entre las que se encuentra precisamente un amplio sector del oeste de Gran Canaria, que abarca buena parte de los espacios naturales protegidos de La Aldea de San Nicolás, Mogán, Agaete, Artenara, Tejeda y San Bartolomé de Tirajana, incluyendo también otras zonas de los municipios colindantes.
Gran Canaria forma parte de esta Red Mundial de Reservas de la Biosfera desde el año 2005, lo que supuso un reconocimiento a los singulares valores ambientales que reúne esta zona de la isla, que alberga una gran biodiversidad. Así, desde el punto de vista florístico, aquí se localizan 95 especies endémicas de la isla y otras 101 endémicas del Archipiélago. En cuanto a la fauna, de las especies censadas en la zona, casi el 50% son endemismos de Canarias. En definitiva, esta declaración supuso un marchamo de calidad ambiental y proyección hacia el exterior, pudiendo significar además importantes ventajas para los habitantes de la zona, al facilitar proyectos de desarrollo socioeconómico, basados en criterios de sostenibilidad. En la actualidad en el archipiélago canario existen cinco Reservas de la Biosfera, que se suman al total de 569 creadas en un total de 109 países.
Con esta iniciativa de solicitar un sello de correos que ha partido del Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, se ha querido utilizar este soporte postal, para divulgar entre la ciudadanía la existencia de esta Reserva, que pese al tiempo transcurrido desde su declaración formal, sigue siendo desconocida para muchos habitantes de la Isla. De hecho, pocas iniciativas se ha llevado adelante partiendo de esta realidad, que posibilita nuevas formas de obtener recursos y favorecer el desarrollo, atendiendo a unos criterios de racionalidad, que permitan conservar un patrimonio natural y cultural único e insustituible. Además, se abren nuevas perspectivas desde diferentes ámbitos, como el educativo o el ecoturismo.
Cuarenta años después de su creación, el Programa MaB de la UNESCO aglutina a miles de investigadores y profesionales, a lo largo de todo el planeta, dentro de una acción que se considera pionera en la conceptualización y puesta en práctica del desarrollo sostenible. En este sentido, en un territorio tan frágil y densamente poblado como es el archipiélago canario, dichas Reservas suponen una oportunidad para enfocar el futuro desde una perspectiva muy diferente a la seguida hasta el momento.

miércoles, 15 de junio de 2011


Pintura de Manolo Cardona Sosa dedicada a Pedro Lezcano utilizada para el Tusello 2009.


Pepe Dámaso y José Carlos San Ginés con el cuadro cedido por el pintor para el Tusello de 2010.








Tusello y matasellos correspondientes conmemorativos de las XIX Jornadas Micológicas de Gran Canaria, celebradas los días 18 y 19 de diciembre de 2010 en la Finca de Osorio, Teror.

La solicitud a través del Grupo Filatélico y Numismático Las Palmas de un matasello conmemorativo especial dedicado a las XIX Jornadas Micológicas de Gran Canaria y la concesión por Correos de este matasellos conmemorativo especial, fue una oportunidad que se ofreció para que cualquier persona pudiera matasellar sus cartas, sobres, o simplemente su correspondencia habitual, con este motivo micológico, que únicamente se estampó en la oficina habilitada al efecto, el sábado 18 de diciembre de 2010, de 10 a 13 horas en la Casa de la Cultura de Teror, en La Alameda de la referida Villa.
En cuanto al matasello, obra del diseñador Gustavo Méndez, es el primero que se hace en Canarias dedicado al tema de la Micología, campo que tiene un amplio interés en el terreo del coleccionismo a nivel internacional. Representa la especie Cantharellus cibarius y recoge el nombre de las Jornadas se celebraron. Hay que resaltar que desde hace más de cuatro años, no se concedía ningún matasello conmemorativo especial a ninguna entidad o asociación de Gran Canaria, por lo que esta oportunidad vino a revitalizar el mundo de la filatelia y el coleccionismo en la isla.

Asimismo, la emisión de un sello de Correos, Tusello, dedicado al tema de los hongos, en este caso de una magnífica obra del pintor canario Pepe Dámaso, significó que por primera vez la obra de un artista plástico de las Islas Canarias apareciera reflejada en un sello de Correos.