domingo, 18 de septiembre de 2011







Un sello para el Dr. Juan Negrín
El Dr. Juan Negrín López, eminente científico y último presidente de la II República española, ha sido homenajeado a través de un sello de correos. Un grupo filatélico grancanario, con el apoyo de la Fundación Juan Negrín, ha solicitado de Correos esta estampilla personalizada, en la que figura la imagen del político isleño, sobre un fondo con la fotografía de la celebración de la proclamación de la República en las calles de Madrid, el 14 de abril de 1931. Se da la circunstancia de que el próximo 14 de abril, se celebra el 80 aniversario de dicho acontecimiento histórico. Este hecho y además el que esta relevante personalidad de las islas, no haya recibido el público reconocimiento que se merece, motivaron el que se aprovechara la ocasión para rendirle este pequeño homenaje.
En los últimos años, con el paciente trabajo de la Fundación Juan Negrín, así como otras aportaciones, como ha sido la película Ciudadano Negrín, reciente nominada a los premios Goya, está siendo posible recuperar la auténtica dimensión de esta personalidad, vilipendiada en los años de la dictadura franquista. Nacido en Las Palmas de Gran Canaria el año 1892, estudió y se doctoró en medicina en Alemania, desarrollando una amplia labor investigadora en la capital de España, que abandonó para dedicarse a la política. Diputado a Cortes por la provincia de Las Palmas, alcanzó la Jefatura del Gobierno español el año 1937, en plena Guerra Civil. Murió en el exilio de París el 12 de noviembre de 1956. Su actividad investigadora se centró en la Fisiología, en concreto sobre el sistema nervioso, siendo pionero en los estudios del Alzheimer. Entre sus discípulos destacados cabe señalar personalidades como el Premio Nobel de Medicina, Severo Ochoa.
El colectivo filatélico promotor de la iniciativa, considera que la vida y obra del Dr. Juan Negrín López, merece ser conocida y reconocida, y el hecho de que se le haya oficializado este reconocimiento a través de un sello de correos, contribuirá algo más a que los propios canarios valoren en su justa medida su aportación al mundo de la ciencia y su dimensión política.
Texto de Rubén Naranjo.













sábado, 10 de septiembre de 2011

Un sello para la Reserva de la Biosfera

Un sello de Correos, con la imagen de los espectaculares acantilados y playas de Guguy, en el oeste grancanario, servirá para conmemorar el 40 aniversario del Programa MaB de la UNESCO. Estas siglas en inglés, corresponden al programa El Hombre y la Biosfera, creado en el año 1971 desde dicho organismo de las Naciones Unidas dedicado a la educación y la cultura, y del que surgen las actuales Reservas de la Biosfera, entre las que se encuentra precisamente un amplio sector del oeste de Gran Canaria, que abarca buena parte de los espacios naturales protegidos de La Aldea de San Nicolás, Mogán, Agaete, Artenara, Tejeda y San Bartolomé de Tirajana, incluyendo también otras zonas de los municipios colindantes.
Gran Canaria forma parte de esta Red Mundial de Reservas de la Biosfera desde el año 2005, lo que supuso un reconocimiento a los singulares valores ambientales que reúne esta zona de la isla, que alberga una gran biodiversidad. Así, desde el punto de vista florístico, aquí se localizan 95 especies endémicas de la isla y otras 101 endémicas del Archipiélago. En cuanto a la fauna, de las especies censadas en la zona, casi el 50% son endemismos de Canarias. En definitiva, esta declaración supuso un marchamo de calidad ambiental y proyección hacia el exterior, pudiendo significar además importantes ventajas para los habitantes de la zona, al facilitar proyectos de desarrollo socioeconómico, basados en criterios de sostenibilidad. En la actualidad en el archipiélago canario existen cinco Reservas de la Biosfera, que se suman al total de 569 creadas en un total de 109 países.
Con esta iniciativa de solicitar un sello de correos que ha partido del Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, se ha querido utilizar este soporte postal, para divulgar entre la ciudadanía la existencia de esta Reserva, que pese al tiempo transcurrido desde su declaración formal, sigue siendo desconocida para muchos habitantes de la Isla. De hecho, pocas iniciativas se ha llevado adelante partiendo de esta realidad, que posibilita nuevas formas de obtener recursos y favorecer el desarrollo, atendiendo a unos criterios de racionalidad, que permitan conservar un patrimonio natural y cultural único e insustituible. Además, se abren nuevas perspectivas desde diferentes ámbitos, como el educativo o el ecoturismo.
Cuarenta años después de su creación, el Programa MaB de la UNESCO aglutina a miles de investigadores y profesionales, a lo largo de todo el planeta, dentro de una acción que se considera pionera en la conceptualización y puesta en práctica del desarrollo sostenible. En este sentido, en un territorio tan frágil y densamente poblado como es el archipiélago canario, dichas Reservas suponen una oportunidad para enfocar el futuro desde una perspectiva muy diferente a la seguida hasta el momento.