miércoles, 30 de noviembre de 2011







Un Tu sello para el Año Internacional de los Bosques.
La Asamblea General de las Naciones Unidas, ONU, declaró 2011 como Año Internacional de los Bosques. En dicha declaración se reconoce que “estos ecosistemas y su ordenación sostenible contribuyen significativamente al desarrollo, la erradicación de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio”. No es la primera vez que los bosques son protagonistas de un Año Internacional, pues ya en 1985 el Consejo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, FAO, pidió a los Estados miembros que tomaran conciencia de la necesidad de su protección.
Según los propios datos aportados por la ONU, los bosques representan más del 30% del territorio del planeta y contienen el 80% de la biodiversidad, si bien anualmente se pierden 13 millones de hectáreas, lo que equivale a una cuarta parte de la superficie de la Península Ibérica. Las causas que provocan esta destrucción son todas consecuencia de las actividades humanas: sobreexplotación y tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, recolección insostenible de madera, gestión inadecuada de la tierra, creación de asentamientos humanos, explotaciones mineras y petrolíferas o la construcción de embalses y carreteras, entre otras.Por ello, el lema elegido para la campaña por las Naciones Unidas es "Los bosques, para las personas", con el objetivo de resaltar el papel fundamental de los seres humanos en la protección de los bosques, hogar de 300 millones de personas en el mundo, especialmente pueblos indígenas que están también amenazados.
Osorio, amenazado reducto de biodiversidad.
El Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, ha querido sumarse a esta campaña con la solicitud de un Tu sello que recoge un espacio de singular valor natural como es la Finca de Osorio. En concreto, la imagen seleccionada corresponde al castañar, un área boscosa cuyos ejemplares se plantaron en el siglo XVIII y que viene sufriendo en los últimos años un paulatino retroceso y la progresiva alteración de las peculiares características ecológicas, consecuencia en buena medida de la inadecuada gestión que se hace de este frágil espacio. No es casual la fecha elegida para su matasellado, el 31 de octubre, fecha que en Gran Canaria se relaciona con la Fiesta de los Finados, un recuerdo a los difuntos que supone un encuentro que se acompaña con las castañas tostadas, anís o algún otro licor, y los cantos de los Ranchos de Ánimas y parrandas.
En concreto el castañero (Castanea sativa, Mill.) es un árbol introducido en Canarias desde los primeros años de la colonización europea, que se ha naturalizado en el Archipiélago, contando con excelentes muestras en islas como Gran Canaria, pese la regresión que ha sufrido en determinadas épocas históricas[1].
En el año 1917, ante la solicitud planteada por el Ingeniero del Distrito Forestal de Las Palmas, en cumplimiento del desarrollo de la Ley de Parques Nacionales (Gaceta de Madrid, núm. 343, de 8 – 12 – 1916), el ayuntamiento de Teror acordó el “elevar propuesta de sitio nacional la finca denominada Osorios (sic), en esta jurisdicción, propiedad de la Excma. Sra. Dª Dolores Manrique de Lara, esposa del Sr. D. Adán del Castillo Westerling”.
Para justificar la proposición se señala que es un “hermoso bosque, único en su clase en esta Isla que reúna en conjunto mayores bellezas naturales siendo visitado por los turistas, estando junto a la carretera en construcción de Arucas a Teror por el Palmar”.
Lo cierto es que la Finca de Osorio constituía un lugar de significado valor natural, que como bien se señala en el acuerdo plenario, atraía a los visitantes que llegaban a Gran Canaria, y de lo cual existen numerosas referencias. Es el caso de la recogida por la viajera inglesa Olivia M. Stone, que no pudo disfrutar de la excursión realizada por el tiempo lluvioso y desapacible que encontró[2], y siendo una de las descripciones más conocidas y hermosas la expresada por Miguel de Unamuno en su Por tierras de Portugal y de España[3].
“El frondosísimo castañar de Osorio me recordaba más de un rincón de mi nativa tierra vasca. Y allí, en aquel castañar de Osorio, me tendí a la caída de una tarde hasta ver acostarse las colinas en la serenidad del anochecer. Es algo siempre nuevo, algo que siempre parece llevarnos a la fuente de la vida, algo que nos invita dulcemente a confundirnos con la madre tierra”
Pero también el hecho de tratarse de una propiedad privada y no estar regulado su acceso, determinaba algunas situaciones desagradables, como la expresada en el periódico La Voz Obrera[4], de la capital grancanaria, a cuenta del incidente sufrido por el fotógrafo danés Jorge Joergensen, que acudió a dicho espacio natural para tomar unas fotografías, siendo expulsado de malas maneras por el guarda de la finca. Tras detenerse en describir el incidente con el añadido de unos ácidos comentarios, el articulista, que firma con seudónimo, plantea un par de cuestiones realmente interesantes, en lo referente a la titularidad del espacio y el uso público de debería dársele. Así, se señala que “debería ser expropiado por el Cabildo de Gran Canaria para destinarlo a parque público, para que en él pudieran gozar de un poco de campo los trabajadores y toda la isla en general”. Para ello destaca por un lado su calidad ambiental y su proximidad, “ya que es Ossorio (sic) el único bosque cercano a la ciudad que posee nuestra isla”, y hace una valoración desde la posición ideológica del citado diario: “… es completamente absurdo que el citado bosque esté en manos de quien nada le ha costado y de quien ni lo usa ni deja que lo usen los demás”[5].
Sin embargo, tendrían que pasar muchos años para que este enclave quedara incluido dentro de un espacio protegido, pues incluso en el Inventario de los Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Las Palmas, dirigido por Günther Kunkel, no se incluye esta zona dentro de las propuestas de Sitios de Protección[6]. Las 210 hectáreas[7] que tiene la Finca de Osorio, son propiedad del Cabildo de Gran Canaria que en el año 1982 adquirió parte de la finca[8], completándose su compra el año 1987[9]. Precisamente hasta dicho año 1987 no llegaría su efectiva protección, incluida dentro de un amplio sector de lo que fuera el dominio del monteverde en el norte de Gran Canaria, en este caso como Espacio Natural de Doramas[10], siendo reclasificado en 1994 como Parque Rural de Doramas[11].
La Finca de Osorio, relevante espacio natural de propiedad pública, como parte de su rica biodiversidad, cuenta también con un amplio catálogo micológico, y viene siendo el espacio elegido para celebrar anualmente, desde hace 20 años, las Jornadas Micológicas de Gran Canaria.
[1] Más información sobre el tema puede seguirse en el siguiente artículo: ESCOBIO GARCÍA V. / NARANJO RODRÍGUEZ, R.: «El castañero (Castanea sativa, Mill) en las islas Canarias: su evolución en el paisaje insular. Consideraciones etnobotánicas». XV Coloquio de Historia Canario Americana (2002). Ediciones del Cabildo de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria, 2004. http://mdc.ulpgc.es/cdm4/item_viewer.php?CISOROOT=/MDC&CISOPTR=56927&CISOBOX=1&REC=6
[2] STONE, Olivia M.: Tenerife y sus seis satélites, Ed. Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, 1995, Tomo II, pp. 102-103.
[3] UNAMUNO, Miguel de: Por tierras de Portugal y de España, Ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1976, p. 158.
[4] UN SOCIALISTA: “Unas groserías del guarda de Ossorio (sic), en Teror”, La Voz Obrera, núm. 177, 10-8-1932, p. 4.
[5] Ibídem, p. 4.
[6] KUNKEL, Günther et al.: Inventario de los Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Las Palmas, I.U.C.N./W.W.F. Project Nr. 817 (37-2), Excmo. Cabildo Insular de Gran Canaria – ASCAN, 1975, 156 pp.
[7] VV. AA.: Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Doramas, Documento de Aprobación Inicial, Gobierno de Canarias, Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, p. 59.
[8] Según consta en la documentación de la Sección de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria, en el epígrafe de inmuebles, dicha institución compró el 6 de agosto de 1982 una superficie de 145 has., 11 as. 59 cas., 9.490 cm2, a Dña. María Dolores del Castillo Carreras y Dña. María Dolores Romero-Girón del Castillo, por 150 millones de pesetas, para su uso como “parque natural o zona de esparcimiento y recreo”, según acuerdo de 30 de diciembre de 1977. Agradecemos a D. Vicente J. Escobio García la información aportada en este sentido.
[9] En enero de 1987, el Cabildo grancanario, dentro de su política de adquisición de fincas para dedicarlas a la repoblación forestal, adquirió la “parte de Doña Mercedes”, una superficie de 57,7588, dentro de los términos municipales de Teror, Firgas y Valleseco. Véase, SECCIÓN DE MEDIO AMBIENTE DEL EXCMO. CABILDO INSULAR DE GRAN CANARIA: Política de Restauración del Medio Natural, Cabildo Insular de Gran Canaria, 1987.
[10] LEY 12/1987, de 19 de junio, de declaración de Espacios Naturales de Canarias, Boletín Oficial de Canarias núm. 85, miércoles 1 de julio de 1987.
[11] LEY 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias, Boletín Oficial de Canarias núm. 157, sábado 24 de diciembre de 1994.





lunes, 28 de noviembre de 2011





MATASELLO CONMEMORATIVO ESPECIAL POR EL CENTENARIO DEL R. C. VICTORIA.
Como parte de las actividades desarrolladas para conmemorar el centenario del Real Club Victoria, esta sociedad ha solicitado un matasello conmemorativo especial, que precisamente recoge el diseño del logotipo que hace referencia a estos 100 años de dicha entidad cultural y deportiva de Las Palmas de Gran Canaria.
El mismo podrá obtenerse en la oficina temporal de correos que se habilitará en la sede del R. C. Victoria, en el número 6 del Paseo de Las Canteras (zona de La Puntilla), el sábado 10 de diciembre, desde las 10 hasta las 13 horas. El Grupo Filatélico y de Estudios de la Naturaleza de Gran Canaria, Cantarela, ha colaborado en esta actividad, que recupera la tradición filatélica del Victoria, como se puso de manifiesto con el matasello solicitado en octubre de 1994, para conmemorar el centenario del nacimiento de Pepe Gonçalves, fundador del club.
Referente asociativo de la capital grancanaria, el Club Victoria ha sido pionero en la implantación de varias disciplinas deportivas, como el fútbol, el ciclismo o el boxeo. A su vez, es uno de los cinco clubes históricos que dieron origen a la Unión Deportiva Las Palmas. Significada es también su implicación en el deporte de la vela, pues desde aquí han salido campeones olímpicos y destacados patrones de la vela latina canaria.
El origen de esta entidad está ligado con José Gonçalves García, como fundador, y tanto en su propia denominación, como en la actividad deportiva. Pepe Gonçalves estudió y trabajó en Inglaterra, y desde allá trajo el nombre, en honor de la Reina Victoria del Reino Unido; en tanto que los colores del club deportivo, blanco y negro, así como el escudo, están inspirados en los del equipo de fútbol del Newcastle, localidad donde residió en tierras inglesas.
La masa social del Club Victoria se acerca en la actualidad a las seis mil personas, en tanto que ha recibido los más importantes galardones de Canarias y de la isla donde desarrolla su labor, en reconocimiento a su destacada implicación en la actividad cultural y deportiva.

martes, 22 de noviembre de 2011



LAS SETAS SEGÚN MORGAN
Las XX Jornadas Micológicas de Gran Canaria, cuentan este año 2011 con la especial colaboración del ilustrador gráfico Suso Morgan, que todos los días se asoma a las páginas del periódico Canarias 7. Morgan es el autor del simpático cartel de las Jornadas, pero también de un sello de correos personalizado y un matasello conmemorativo especial, solicitado para la ocasión y que se estampará en la Oficina temporal de Correos, instalada en la Casa de la Finca de Osorio, el sábado 3 de diciembre, en horario de 10 a 13 horas.
Con esta iniciativa se ha querido dar una especial significación a este 20 aniversario, de tal forma que los asistentes a la Exposición de setas, también podrán obtener un recuerdo especial de este encuentro de los aficionados y estudiosos del mundo de los hongos.