viernes, 21 de febrero de 2014


  
UN SELLO DEDICADO AL POETA AGUSTÍN MILLARES SALL, EN EL DÍA DE LAS LETRAS CANARIAS 2014.
Un sello de Correos, con el retrato del escritor Agustín Millares Sall, servirá para homenajear a este autor grancanario, a quién se le dedica este año el Día de las Letras Canarias, que se viene celebrando cada 21 de febrero desde el año 2007. La imagen seleccionada para el sello personalizado, Tu sello, se desarrolla a partir de tonalidades rojas, y se acompaña de  los dos primeros versos del conocido poema No vale, de su libro publicado en 1964, Habla viva, sin duda una de sus composiciones más recitada y versionada por diferentes intérpretes musicales.
Se da la circunstancia de que precisamente Agustín Millares fue también un amante de la filatelia, a la que dedicó sus ratos de ocio, llegando a atesorar una interesante colección, según señala su hijo el historiador y profesor, Sergio Millares Cantero, que compartió con su padre esta afición en los años de niñez.  Precisamente la familia del escritor facilitó el material fotográfico necesario, a partir del cual el creativo Gustavo Méndez ha llevado a cabo el diseño del sello de correos personalizado, que servirá para dar a conocer de otra forma, la obra de este autor isleño a lo largo de todo el mundo.
Agustín Millares Sall (Las Palmas de Gran Canaria, 1917-1989) es uno de los autores que llevó adelante la llamada “poesía social” en Canarias. Su militancia política le significó sufrir la persecución durante la dictadura franquista, siendo detenido y encarcelado en un campo de concentración. Su comprometida obra literaria está ligada a la lucha por la libertad y la denuncia de la represión. En el año 1985 recibió el Premio Canarias de Literatura, en su segunda edición.
NO VALE (Habla viva, 1964)

Te digo que no vale
meter el sueño azul bajo las sábanas,
pasar de largo, no saber nada,
hacer la vista gorda a lo que pasa,
guardar la sed de estrellas bajo llave.

Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que la pasión confiese: aquí no hay sangre.

Te digo que no vale
que el gris siempre se salga con la suya,
que el negro se desmande
y diga “cruz y raya” al júbilo del aire.
Vuelvo a la carga y te digo: aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir “no sabía”, “estoy al margen”,
”vivo en mi torre, sólo y no sé nada”.
Te digo y te repito que no vale.

SALUDO – II (La estrella y el corazón, 1949)

Yo poeta declaro que escribir poesía
es decir el estado verdadero del hombre
es cantar la verdad es llamar por su nombre
al demonio que ejerce la maldad noche y día.

El poeta es el grito que libera la tierra
la primera montaña que divisa la aurora
la campana que toca la canción de la hora
el primer corazón que lastima la guerra.

Colocado en vanguardia sin que nunca desate
su unidad con los pueblos su visión del conjunto
el poeta es el hombre que primero está a punto
para hacerse con bríos a la mar del combate.

El poeta es el pueblo que a morir se resiste
en la súbita noche donde todo se olvida.
Donde no hay libertad no hay poeta con vida.
Ningún pájaro vuela donde el aire no existe.

Yo poeta declaro que la cólera es una
cuando hay algo que atenta contra el sol que nos guía.
Languidece el poeta si la tierra se enfría
cuando no hay corazón ni justicia ninguna.

Yo poeta declaro que en el duro camino
del tiempo el poeta se halla siempre un hermano.
Yo poeta declaro que el poeta es humano
aunque a veces nos haga presentir lo divino.